Tiempo de lectura 8 min.
Rate this post

Teresa Viejo es intensa, y desprende un halo de magia del que es difícil escapar. Sonríe cuando afirma que la curiosidad es la única manera de luchar contra la incertidumbre. Recientemente, Teresa dio un giro a su vida para dejar en un segundo plano la televisión y centrarse en otra de sus pasiones, comunicar. Actualmente dedica su tiempo a impartir distintos tipos de charlas tanto motivadoras como educativas.

Precisamente, ha sido el taller sobre la curiosidad que Teresa impartió este semestre en la UCJC, lo que nos ha llevado a querer indagar más a fondo en la historia de su vida y su manera de ver el mundo; una óptica muy especial a través de la cual emociona y motiva a todo aquel que se acerca a escucharla.

Comencemos por conocer la realidad de tus emociones. ¿Qué es en lo que piensas cuando dices “soy feliz”?
Siento gratitud. Le doy gracias a la vida por dejarme vivir experiencias, por tener salud, por seguir siendo una persona curiosa a día de hoy, y por no tener la sensación de que pasa el tiempo sin que deje huella en mí.

¿Describirías tu vida como un conjunto de etapas que tienen principio y final, o como una línea en continuo crecimiento?
Ni una cosa ni otra. Todos los tránsitos de mi vida tienen una evolución, pero me gusta pensar en la existencia como un zigzag.

¿Por qué un zigzag?
El zigzag evita que se vea la vida como una escalera, algo que es muy frustrante, porque cuando te das cuenta de que bajas dos escalones, piensas que eso es un receso y un fracaso, así que el zigzag permite entender que hay un momento de abundancia y otro de escasez, uno de mayor apertura y otro de mayor concentración en ti misma, un momento para el amor y otro para el desamor. El zigzag es así una evolución continua.

¿Alguna vez has sentido rabia o incertidumbre por no saber hacia donde ir? ¿Has tenido miedo de poder arrepentirte acerca de alguna decisión tomada?Continuamente. La incertidumbre es una sensación que tendremos todos hasta que nos vayamos; la cuestión es cómo evitar que provoque miedo o rabia porque no se han producido las cosas como se esperaba.

La única manera que conozco es conectar con la magia de vivir. La curiosidad es la única manera de luchar contra la incertidumbre. Hay que recibir lo que viene con curiosidad. -Teresa utilizó una preciosa metáfora para explicar cómo funciona la vida- Cuando estás en el mar, en un mar tranquilo y simplemente te dejas flotar, la sensación de que la ola se mueve es tan absorbente… a veces estás quieta, y otras veces te agita y te tienes que poner de pie… La vida es eso. Así es cómo hay que  entender la incertidumbre.

Si tuvieras que elegir el mejor día de tu vida, ¿Cuál sería?
¡Un día con beso! Un día en el que hubo un beso que me dieron…-se ríe- fue con alguien que no esperaba…y vi estrellas. Me enamoré. Fue la primera y única vez que me enamoré. Creo que sí, ese fue el día más bonito de mi vida. Fue brutal, y dije ¿uy y esto? ¿De dónde ha salido?

¿Qué es lo que más te gusta de ti misma?
Mi resiliencia. Mi capacidad de enfrentar cada situación, la habilidad con la que la gestiono y evoluciono. Quizá sea también mi manera de encontrar un aprendizaje en todo; saco siempre una conclusión incluso de las situaciones más negativas.

¿Encuentras curiosidad en seguir formándote?
Mis charlas no sólo se nutren de lo aprendido durante mi trayectoria; sigo estudiando para poder seguir estando informada y actualizada.
Aprendo y me formo continuamente, porque creo que todo lo que supone crecimiento personal procede de un aprendizaje. Y siempre tengo la impresión de que me queda por aprender todo, ¡me encanta!

Si tuvieras la oportunidad de hacer viral una única frase, ¿Cuál sería?
Las palabras pueden ser puentes o tabiques; según cómo las utilices lograrás cambiarte a ti o a los demás.

¿Qué es para ti la comunicación?
Es una conexión imprescindible entre seres humanos. Esa necesidad casi hambrienta y obsesiva que tenemos todos de establecer una conexión desde nuestra verdad, con la verdad del otro. Es un acto intrínsecamente humano.

¿Hay algún tema tabú o del que te cueste hablar?
En este momento de mi vida creo que no. Antes, tal vez, de la muerte, de la pérdida; sin embargo, ahora ya no, hablo de la muerte porque para mí es la vida, hablo incluso de cosas que pueden parecer un poco frikis; hablo de conexiones espirituales, hablo del universo y a la gente le sorprende.  Hay cosas que muchos no quieren ver pero que forman parte del ejercicio de vivir.

¿Qué les dirías a las personas que no se valoran a sí mismas?
Les diría que tienen una joya dentro a la que deben cuidar, valorar y hacer brillar por sí mismas, no por el reflejo de los demás, y esto se descubre en la medida en la que se uno se descubre a sí mismo. Es el primer paso para abrirse al crecimiento personal. No hay mayor necedad ni ignorancia que el que se cree que lo sabe todo; no hay mayor prepotencia que pensar que uno no puede cambiar, o que no puede aprender de los demás, o que no tiene dudas sobre sí mismo.

¿Eso quiere decir que dudas de ti misma?
Dudar de uno mismo es estar en el camino correcto; dudar de hacerlo bien o hacerlo mal es natural, son las preguntas que tendríamos que hacernos todos. Lo que hay que hacer con esas preguntas es observarlas y tratar de que no nos causen dolor.
Hay que acercarse a ellas y tratar de darles respuesta. Y da igual que la respuesta sea un sí o un no. No hay que sentirse mal. Las respuestas sirven para sacar lo mejor de uno mismo.

Teresa, a tus 39 años, decidiste afrontar un nuevo reto dirigiendo durante 3 años la revista Interviú ¿Cómo te sentiste al tener que dirigir una revista, que, hasta el momento, únicamente había sido liderada por hombres?
La vida tiene un componente azaroso y maravilloso; el azar descoloca y el destino sorprende con oportunidades que dices: «jolín, ¿y esto?» Y eso es muy chulo y hay que decir que sí.
Sin embargo, hay un punto en las grandes decisiones, en mi caso, en el que actúo con cierta inconsciencia. Si en aquel momento hubiera sabido todas las respuestas a las preguntas que me hacía, quizás no habría dicho que sí. Igual que cuando me coloqué por primera vez delante de una cámara o la primera vez que publiqué un libro, me propuse hacerlo y disfrutarlo, sin saber lo que iba a pasar. Por eso digo que hay que tener un punto de valentía y de inconsciencia infantil para decir: me lanzo a la piscina. Eso me ha ayudado, porque aunque sea una persona que madura y medita mucho todo, a veces es necesario para dejarse llevar.

Echando la vista atrás, ¿Como visualizas esa etapa?
Esos tres años los siento como si hubieran sido una vida completa. Forman parte de mi ADN y, de hecho, siempre digo que en la cabecera de la revista hay parte de mi ADN; suena raro teniendo en cuenta que la revista es muy masculina y que mis perfiles son muy femeninos, pero se encuentra ahí porque había amor.
Fue una tarea muy complicada, y de hecho, el libro “Como ser mujer y trabajar con hombres” nació de aquello, de entender a los hombres y que ellos trataran de comprender a las mujeres. Aquellos días fueron como si el destino me diera una oportunidad. Fue muy intenso.

¿Que conclusiones sacaste de esa vida
Me enseñó que parte del aprendizaje de vivir es probablemente escuchar esa voz interior que te dice esto sí o esto no. Por eso hay que mantener un equilibrio entre madurar una idea y dejarte llevar. Cuando sientes esa ola que te frena es cuando tienes que decir: vale, me relajo y a ver por dónde voy, y cuando ves que lo que hace esa ola es empujarte, hay que aprovecharla y seguir adelante.

ASÍ ES TERESA

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha cursado también estudios de Sociología.

A lo largo de su carrera ha conducido todo tipo de programas en TVE, Antena 3, Canal 9 y la televisión autónoma de Castilla-La Mancha. Comunicadora habitual en radio, fue la primera mujer encargada de dirigir un programa matinal, Radio España. Asumió la dirección de “Interviú” convirtiéndose también en la primera mujer al frente de una revista de información general. Colaboradora habitual en prensa escrita y radio, es autora de tres exitosas novelas: “Hombres: modo de empleo”; “Pareja: ¿fecha de caducidad?” y “Cómo ser mujer y trabajar con hombres”. Ha dirigido y presentado el programa “La Observadora” en Radio Nacional España.

 

Entrevista realizada por Enare Martín Iñurreta.
Estudiante de 1º de Grado de Protocolo y Organización de Eventos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here