Tiempo de lectura 3 min.
Rate this post

Iniciamos un nuevo curso y con él los alumnos que arrancaron el proyecto de Inside Events el pasado año ceden el testigo de la revista a los nuevos, esta vez de primero de grado; un equipo con ganas de aprender, que lo está dando todo en el aula y que os ofrecerán interesantes artículos en los que ya están trabajando. Estoy convencida.

Y antes de meternos de lleno en el curso y en el pasar atropellado de los días, quería dejar constancia de que el curso 2018-2019 fue un año de mucho trabajo. Meses de mucho esfuerzo. De salvar obstáculos, de partir de cero. Y salió bien.

Comenzamos sin saber dónde nos llevaría la aventura, pero con la certeza de que el la travesía merecía la pena, y terminamos con la seguridad de que todos aprendimos de todos. Y mucho.  Empezando por la herramienta con la que construimos nuestra revista, wordpress, pasando por la gestión de redes sociales, creado listas para spoty, o disfrutando del universo Pinterest sin olvidar que la creatividad es el motor que mueve el mundo y que juntos sumamos. Termino con la satisfacción y con la seguridad de que cada pieza que escriban será mejor que la anterior, porque han adquirido competencias para ello.

Han aprendido a seleccionar, a elegir, a entender por qué, a editar, a darle forma a InsideEvents hasta hacerlo propio.

Hemos sido un equipo pequeño pero lo suficientemente sólido para que no se nos pusiera nada por delante. Una piña de la que estoy satisfecha y orgullosa.

Álvaro Maristany y su fidelidad al proyecto. Sus ganas. Y todas esas ideas que pone sobre la mesa. Y su modo de enfocar las cosas.

Ana García Arribas y sus buenas ideas, su reflexión, su punto de cordura, su saber. Su análisis certero, su calma. Sus ganas de hacerlo bonito.

Elena García Triviño y su pausa. Su tranquilidad, su análisis silencioso, su exquisito trabajo. Y esos enormes ojos con ganas de aprenderlo todo.

La infatigable Elena Unceta. Siempre ahí. Su capacidad, su organización, y su estructura mental. Su perseverancia. Sistemática y luchadora, Elena es un auténtico motor.

Paula García Montes y esa forma suya de entender la vida entre bromas a media voz; sus historias de última hora y su perseverancia. Su simpático dormirse en los laureles para luego resurgir y darlo todo haciéndonos el camino más fácil al equipo. Y su sonrisa confidente.

Raquel López y su seriedad, ese aire reservado que siempre escondía un as en la manga. La persona a la que mirar para encontrar un “sí” en sus ojos. Tan inspiracional siempre.

Virginia Rodriguez, Begoña Barrera, que aunque por poco tiempo, obligaciones mandan, también compartieron espacio con nosotros.

Todos ellos, personas de talento de las que estoy orgullosa. El mundo de los eventos está de suerte. Tanto como yo de haberlos tenido cerca.

Gracias a todos.

Seguimos,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here