Tiempo de lectura 11 min.
Rate this post

Se cumple un año de su llegada al decanato de la Universidad Camilo José Cela, y Eva García Montero ha tenido que afrontar un reto de proporciones titánicas. Una situación sin precedentes que nadie podía imaginar el curso pasado, pero que ha servido para consolidarla en el puesto y convertirla en una de las mujeres referentes de nuestro país en cuanto a gestión de crisis universitarias.

Estamos hablando, cómo no, de la crisis del Coronavirus y del trabajo y el esfuerzo realizado por Eva y su equipo para crear protocolos de actuación contra la expansión del virus en las aulas, así como un nuevo plan estratégico para renovar toda la docencia, creando nuevos espacios de trabajo y actualizando el equipamiento tecnológico. Todo ello, por supuesto, basándose en las recomendaciones que tanto el Ministerio como Sanidad pusieron sobre la mesa el pasado 10 de junio y amparada por el marco de la UCJC.

Es una realidad incontestable que el mundo entero ha cambiado tras la llegada de la pandemia y ha tenido que adaptarse para tratar de convivir con ella. Por supuesto, la Universidad Camilo José Cela ha encabezado la transformación en el ámbito de la educación superior, para poder cumplir con los protocolos y la normativa de seguridad Covid.

Hablamos con Eva García Montero para que nos cuente cómo ha sido este proceso, y cómo valora su primer año en el decanato.

P: Eva, empezamos por la evaluación de este 2019/2020; en pocas palabras, ¿cómo ha sido este primer año cómo Decana?
E.G.M:
Ha sido un año de retos. Retos planificados como el nuevo plan estratégico que incluye el nuevo modelo de aprendizaje extendido y retos sobrevenidos como la gestión de la docencia durante el confinamiento y la vuelta a las aulas con la pandemia.

P: La pandemia; una situación que es cierto que nos pilló a todos sin saber qué hacer pero que se resolvió de una forma muy fluida por parte de la facultad. Al hilo de esto, y a pesar de la situación que estamos viviendo, la buena noticia es que la Universidad ha recibido el certificado Covid Free ¿qué supone esto, Eva? ¿qué medidas se están llevando a cabo?
E.G.M: Para empezar, hay que aclarar que este tipo de certificados no implican que en nuestro entorno no exista Covid, pensar eso podría ser lo contrario a lo que se pretende. Lo que implica este certificado es que en nuestros centros se llevan a cabo protocolos y medidas suficientes para ayudar a frenar la expansión de la pandemia. Entre las medidas que se están poniendo en marcha, están la desinfección periódica de los espacios, la limitación de aforos, el respeto a las distancias de seguridad, así como la previsión de establecer protocolos de confinamientos en caso de brotes.

P: La universidad ha trabajado en un “modelo híbrido” donde se combina la presencialidad en las aulas con la docencia online. ¿Qué se recomienda para el buen desarrollo de la docencia no presencial?
E.G.M: Motivar, motivar y motivar. Es obvio que, además, hay que usar correctamente los medios tecnológicos, pero la clave para el éxito en la docencia online está en que el profesor sea capaz de ilusionar y motivar a los alumnos ya que, puede pasar, que en un momento determinado puedan sentirse muy solos al otro lado.

P: La pandemia nos ha cambiado a todos de un modo u otro, ¿qué crees que ha cambiado en los alumnos? ¿puede afectarles en su aprendizaje en las aulas?
E.G.M: La pandemia y el confinamiento ha hecho que todos valoremos mucho más la rutina y la normalidad. En mi opinión ha sido una lección muy positiva para los alumnos a los que ha educado en resiliencia y capacidad de adaptación.

P: Que la población esté concienciada es muy importante en estos momentos, en especial los jóvenes. ¿Qué les diría a los alumnos de la UCJC?
E.G.M: Es difícil transmitir un mensaje de miedo a los jóvenes porque la juventud, por definición, se siente inmune a los peligros. Es importante apelar a la responsabilidad y la solidaridad, si los demás lo están pasando mal y se están protegiendo yo debo contribuir haciendo lo mismo.

Eva García Montero

Dejamos a un lado el tema COVID y nos centramos en la persona. En la Eva más cercana.

Tras una larga trayectoria laboral en el mundo de la publicidad, en la que Eva ha trabajado agencias de la talla de McCann Erickson o J.Walter Thomson entre otras, así como en departamentos de marketing de diferentes empresas, compaginándolo con su labor docente en la Universidad Camilo José Cela, Eva García Montero, licenciada en Publicidad y RRPP por la Universidad Complutense, en Psicología Industrial por la UNED y doctora en Ciencias Sociales, llega al decanato de la Universidad Camilo José Cela en el curso 2019-2020.  

P: Eva, ¿cómo una licenciada en publicidad termina trabajando en el mundo universitario?
E.G.M: Además de licenciada en publicidad soy licenciada en psicología y, aunque trabajaba en el mundo del marketing y la publicidad, me ofrecieron impartir una asignatura y me di cuenta de que la docencia me gustaba. Sobre todo, la docencia de la psicología aplicada al mundo de la comunicación. Fue algo que empezó por casualidad, y que poco a poco se ha convertido en mi profesión principal.

P: En 2019/2020 asumiste el decanato de la universidad. ¿De que manera afrontas este cargo?
E.G.M: Con mucha ilusión porque trabajo en la que ha sido mi casa durante 20 años y trabajo con amigos. Siempre hay muchas cosas que hacer, mucho por mejorar y es sin duda una nueva etapa que afronto con grandísima ilusión y enorme responsabilidad. Siento que mi trabajo versa en facilitar que los demás puedan seguir trabajando, si es posible, en mejores condiciones.

Previamente fue directora del Grado en Publicidad y RRPP, y además imparte asignaturas como Tª y Técnica de las Relaciones Públicas, Imagen y Comunicación Corporativa, Elementos de Protocolo Oficial o Psicología de la Comunicación.

 

 

P: Por tu evolución natural dentro de la universidad, ¿tenías en mente asumir el decanato?
E.G.M: La verdad es que era algo que ni buscaba ni esperaba, fue una sorpresa absolutamente pero después del shock inicial me sentí muy ilusionada y halagada. Es un auténtico honor y una gran responsabilidad que estoy gestionando con la mayor de las dedicaciones posibles. Ocupar el decanato supone representar al personal docente e investigador, al de administración, servicios y a los estudiantes de la Universidad Camilo José Cela.

P: ¿Qué supone para ti este puesto? ¿a qué retos te enfrentas?
E.G.M: Todo son retos. Aunque formaba parte de la Facultad, la perspectiva que se tiene desde un puesto de dirección es totalmente distinta. Las cosas se ven desde otro punto de vista; se tiene una visión del conjunto y se afronta el día a día para que todo el engranaje funcione; para que todo esté a punto, para cubrir las demandas y necesidades de cada departamento y de cada trabajador y para hacer de la marca UCJC un referente a nivel nacional e internacional. Uno de los retos más inmediatos es conseguir que la Facultad se convierta en sinónimo de trabajo bien hecho.

P: ¿En qué novedades estás trabajando? ¿Nos puedes dar alguna exclusiva?
E.G.M: Tendremos algún máster y algún grado nuevo el año que viene, hasta ahí puedo decir.

P: ¿Con que parte de tu trabajo disfrutas más?
E.G.M: Sin duda con el trato con la gente; el sentir que soy una facilitadora de soluciones, aunque a veces sea complicado, es muy estimulante.

P: ¿Consideras que la gente en la sociedad actual le da importancia al protocolo o siguen pensando que es para las clases altas?
E.G.M: La cuestión es que la palabra protocolo se sigue vinculando a preferencias y a buenas maneras, así que queda una ardua labor para que el protocolo se vincule al orden y la organización de lo que sea, pero es tarea vuestra, de los estudiantes de esta disciplina, ir inculcándolo allá donde trabajéis, y es tarea nuestra, como educadores, sembrar la semilla de la importancia de esta disciplina. No se trata de buenas maneras, se trata de ser riguroso y observar ciertas normas que no pueden, de ninguna manera, perderse ya que forman parte de la riqueza y de la historia de cada país.

Montero además ha publicado diferentes libros como son «Lo que Alicia encontró« y «Psicología de la comunicación.»

P: Eres autora de varios libros; en un mundo en el que lo audiovisual está ganando terreno, ¿Cómo de importante consideras la lectura? ¿Crees que en la universidad se promueve lo suficiente?
E.G.M: La lectura es clave en cualquier etapa por la capacidad que tiene para enriquecer el pensamiento. La información se puede obtener de muchas maneras, pero los procesos psicológicos que intervienen en la lectura suponen un desarrollo neuronal que facilitan el asentamiento de la información y el procesamiento de la misma a un mayor nivel que los procesos audiovisuales. Debe promoverse la lectura todo lo posible desde la Universidad.

P: ¿Aplicas tus conocimientos sobre publicidad en el día a día?
E.G.M: Aplico no sólo los conocimientos de publicidad sino también los de psicología. Mi trabajo tiene mucho que ver con la gestión personal y, ahí, todas las teorías psicológicas ayudan. Y sigo leyendo y formándome cada día. Es obligatorio no parar y seguir aprendiendo para ofrecer a mis alumnos y ahora a todo el personal que depende de mi trabajo ideas frescas e innovadoras.

P: ¿Puede la publicidad ayudar a hacer un mundo mejor?
E.G.M: La publicidad entendida como una herramienta de comunicación puede ayudar a acercar a los consumidores y las marcas de una manera amable. Quizá quien puede mejorar el mundo no es tanto la publicidad, que no es más que un vehículo, sino el planteamiento más o menos responsable, a nivel social, de las marcas.

P: ¿Crees que los alumnos salen suficientemente preparados de esta universidad y nuestro grado en particular para entrar en el mundo laboral?
E.G.M: No sólo lo creo yo, también lo confirman las referencias que nos envían las empresas donde nuestros alumnos hacen prácticas. Tenemos un claustro de profesores que son de lo mejor que hay en España y me consta que el nivel de exigencia es muy elevado. Para llegar a la excelencia hay que trabajar duro, y eso lo llevamos en el ADN de la UCJC.

P: ¿Qué marca la diferencia entre la Camilo José Cela con el resto de universidades?
E.G.M: Sin duda el trato personal al alumno. Comenzar la etapa Universitaria es un paso relevante en la vida de los estudiantes, y es de gran ayuda encontrar una persona que te guíe en como encauzar ese nuevo camino. Por ello personas con largo recorrido en la universidad pueden proporcionar valiosos consejos a los nuevos alumnos.

P: ¿Qué consejo das a los alumnos que acaban de empezar la carrera de Protocolo y Eventos?
E.G.M: El mismo que a todos, que estén abiertos a cualquier actividad relacionada o no con su carrera y que no dejen pasar ninguna oportunidad para realizar de prácticas o interactuar con ponentes. Son años que pasan muy deprisa y estamos construyendo los cimientos del adulto que seréis en un futuro. Cuantas más experiencias acumuléis, y cuanta más capacidad crítica y argumentativa desarrolléis, más capaces seréis de enfrentaros a los retos y de sacar vuestras propias conclusiones y vuestro propio análisis de lo que acontezca. Es necesario ir con los ojos bien abiertos, absorbiendo todo lo que se ponga a vuestro alcance. Ya lo dijo Steve Jobs: Stay hungry, stay foolish.

Los alumnos de primero de Protocolo y Organización de Eventos trabajan en uno de sus talleres en la revista insideEvents, dónde publican diferentes artículos relacionados con el sector.

P: ¿Qué te parece Insideevents, Eva? ¿Eres una lectora asidua de la publicación?
E.G.M: Me parece una gran iniciativa, y trato de leerla siempre que puedo. Es una preciosa manera de acercar a los alumnos de protocolo y eventos al mundo de la comunicación, mundo en el que por cierto, sois miembros de pleno derecho; no podemos olvidar que todos necesitáis reforzar vuestras capacidades comunicativas y vuestra estructura de pensamiento, y además muchos de vosotros trabajareis en agencias en las que una gran parte del tiempo os dedicareis a comunicar, por lo que si desde la universidad ya reforzamos estas habilidades con este tipo de iniciativas, saldréis con una fuerte ventaja competitiva respecto de los demás.

Este artículo ha sido realizado por Alba Moralo Rico, Rebeca Sanz Antúnez y Natalia Benito Cambronero.

Artículo anteriorHaunted Fair 2020, Una de las mejores fiestas de Costa Rica
Artículo siguienteCompaginar deporte y estudios
Mi nombre es Alba Moralo Rico, tengo 20 años y soy estudiante de Protocolo y Organización de Eventos en la Universidad Camilo José Cela. Soy una persona muy activa y familiar, siempre con muchas ideas apunto de materializarse. Mi plan favorito ir a tomar algo con mi familia o amigos y salir de compras. Me gusta mucho viajar. Me encanta el deporte, sobretodo nadar y correr. Siempre aprovecho para ir a algún evento relacionado con la moda, área en la que me gustaría trabajar al finalizar mi carrera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here