Tiempo de lectura 2 min.
Rate this post

La Navidad ya está a la vuelta de la esquina, y sabemos que este año nos va a tocar improvisar un poco. Normalmente en esta época, aprovechamos para reencontrarnos con todas las personas que queremos. Ponemos la casa linda, y comienzan los eventos navideños, ya sean pequeños o grandes. Invitamos a familiares o amigos, con el fin de crear momentos especiales, e intentamos hacerlos lo más bonitos posible. Debido a las limitaciones de la Covid19, que ya se dieron a conocer por las autoridades, estos eventos y experiencias festivas, van a tener que posponerse para el siguiente año.
Pero esto no es motivo para dejar a un lado la costumbre e ilusión, de vivir y sentir la navidad como siempre.

En Madrid se pueden hacer distintas actividades, con las que, a falta de reuniones en casa, vas a poder pasar un día de navidad fuera de tu hogar, increíble. Empezando por un clásico chocolate caliente para el frío, acompañado de unos churros en la famosa Chocolatería de San Ginés. De ahí como exactamente en un minuto ya te encuentras en la Plaza Mayor, puedes pasear por el mercadillo navideño que abre desde las 10:30. En este hay muchos puestos con adornos hermosos para tu árbol, el Belén y más. En el mismo sitio se puede apreciar el Belén y el árbol de Navidad.

Y desde este punto comienza a caminar por debajo de todos los adornos en las calles. Primero por la Puerta del Sol, dónde está el enorme árbol de color verde con azul y en la punta una estrella roja. Después dirígete hacia la calle Alcalá, y admira las decoraciones, mientras caminas busca un sitio donde comer, en el que te puedas sentir a gusto y descansar un rato. Al terminar sigue el recorrido, hasta el paseo de recoletos, para curiosear en la Feria de Artesanías. ¿Quién sabe? Quizás encuentras el regalo que te faltaba. Después regresa hasta Puerta de Alcalá, que también como todo, está precioso decorado. Y cuando sean casi las seis, quédate observando las decoraciones desde el lugar donde estés y espera a ver cuándo las encienden. Es verdaderamente mágico.

Finalmente, termina tu día con un dulce navideño, y una gran sonrisa. Estas actividades aunque puedan parecer muy sencillas, son divertidas y relajantes. Hay que intentar de conservar esas experiencias y sentimientos que nos dan los eventos que hacemos y a los que vamos. Esto se puedo conseguir con algo tan simple, como este paseo navideño. Con planes así, respetando siempre las medidas de seguridad, se nos va a pasar el tiempo volando. Y así sin darnos cuenta ya estaremos organizando nuevamente reuniones, comidas o fiestas con las personas que queremos y en nuestras fechas favoritas y más importantes.

Artículo anteriorJosé Carlos Sanjuán: “A pesar de La Covid-19 esta etapa está siendo francamente fascinante»
Artículo siguienteElle, 75 aniversario
Soy Melissa, soy una persona que está constantemente pensado, imaginando cosas e inventando historias. Muchas veces me salgo un poco de la realidad, pero cuando tengo que volver a tierra y tomar una decisión, suelo ser muy práctica con lo que hay que hacer. No siempre digo lo que pienso, en ocasiones de forma inconsciente guardo mis ideas, pero siempre está esa libreta u hoja suelta donde desenrollo por medio de palabras todo lo que pasa por mi mente. Hoy puedo decir que ya no quiero que mis pensamientos queden como frases sueltas en papel si no que estos tomen vida . En el momento en que estos sean solicitados, salgan y que actúen por sí solos. Lo que pienso me apasiona, mis ideas me encantan y quiero compartirlas con el resto, aunque el resto sea un círculo pequeño. Algunas personas tienen un sitio físico al cual acudir cuando necesitan tranquilidad o el poder despejarse, pero a mi pequeño mundo de ideas me basta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here