Tiempo de lectura 3 min.
Rate this post

Siempre se ha dicho que la universidad es la mejor etapa de la vida, en la que más se crece y evoluciona tanto personal como profesionalmente. Pero, ¿qué implica realmente comenzar los estudios universitarios?

El inicio de la universidad no solo conlleva el comienzo de las clases, sino una completa transformación personal. Para muchos, implica tener que cambiar de ciudad, empezar una nueva vida sin su familia y amigos, teniendo que aprender a valerse por uno mismo en un lugar desconocido para ellos. 

La Universidad Camilo José Cela es un centro que integra carreras profesionales además de postgrados, ciclos de formación profesional y otros cursos.

La UCJC posee dos campus: el campus de Villafranca del Castillo y el campus de Almagro.

Campus de Villafranca del Castillo

El Campus de Villafranca, es el principal. En él se encuentran la mayor parte de las instalaciones como el club de sports (UCJC sports Club) o el MediaLab Experience. A su vez, en él hallamos la mayor parte de las carreras universitarias. 

Vista aérea Campus de Villafranca del Castillo UCJC

Campus de Almagro

En el campus de Almagro, situado en una zona privilegiada del corazón de Madrid, se llevan a cabo los másters, postgrados, doctorados, etc., además de algunos grados como el de Protocolo y Organización de Eventos, el de Derecho o el de Emprendimiento Laboral y Gestión de Empresas.

Campus de Almagro UCJC

 

Además, empezar la universidad en época de Covid es diferente a los demás años, debido a las limitaciones que nos ha causado la pandemia mundial. Este año no podemos ver las caras a la gente y sumándose a esto las estrictas medidas de seguridad, se hace complicado relacionarse, a pesar de los esfuerzos realizados por alumnos y profesores para paliar la situación. Este centro está tratando de ayudar a los alumnos a hacer actividades interactivas para conocernos entre todos, ya que fuera de clase es complicado.

Las primeras semanas de clase siempre son complicadas, tratas de conocer a los profesores, a tus compañeros, las instalaciones, etc; si a ello sumamos las clases on line, la experiencia este año es completamente distinta a todo lo que podíamos haber imaginado.

A pesar de las posibles dificultades que vaya a conllevar esta nueva etapa de nuestras vidas, es necesario seguir adelante y disfrutar de todo lo que la etapa universitaria puede incluir, y, desde mi punto de vista, no hay mejor sitio que la Universidad Camilo José Cela para hacerlo.

Artículo anteriorAsí se han reinventado dos bares de copas en época COVID
Artículo siguienteA oscuras para cenar
Me llamo Celia, aunque mis amigos me llaman Cels. Soy una madrileña de dieciocho años dispuesta a comerse el mundo. Soy sencilla pero radiante a la vez, fan de las risas y las puestas de sol. Me gustan los atardeceres tranquilos en lugares donde me sienta relajada y pueda contemplar su majestuosidad. Soy una maniática del tiempo, me encanta tener las horas bajo control para nunca perderlo y así aprovecharlo al máximo. Estudio Protocolo y Organización de Eventos, una carrera que me fascina y en la que lucharé hasta ser la profesional que en un futuro quiero ser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here