«Pasiones Carnales» de Marta Robles

989
Leonor de Guzman y Alfonso XI de Castilla
Tiempo de lectura 3 min.
Rate this post

La historia de la monarquía española contada en el libro de Marta Robles, «Pasiones Carnales» podría, perfectamente, leerse como una fábula de príncipes y princesas. Reyes conquistadores y gloriosos que lo pierden todo por un pequeño error, confabulaciones entre nobles que acaban en venganzas arrebatadoras, órdenes misteriosas que se encargan de dominar desde las sombras, leyendas mágicas sobre pócimas que más que hacer un bien, provocaban la decadencia en todos los que la consumían. Sin duda ,una historia que ha de contemplarse siendo consciente de la época en la que estábamos pues, según la mentalidad social que tenemos actualmente, nos echaríamos las manos a la cabeza.

Si te gusta conocer todos estos entresijos, confabulaciones, traiciones, venganzas, amores secretos y en general, la parte de la historia de España dominada por las infidelidades amorosas, te recomiendo leer el libro de Marta Robles, «Pasiones Carnales, los amores de los reyes que cambiaron la historia de España». Un viaje que, como ha repetido en todas sus entrevistas, le ha costado la vida, sudor y lágrimas.

Algo diferente…

Libro "pasiones carnales"

Este libro ha sido un reseteo de su mente. Marta necesitaba despejarse y decidió escribirlo, buceando en la trastienda para componer otro retrato de la historia, el de las pasiones que movieron el mundo.

En este libro, que te atrapa desde la primera página, Marta Robles nos muestra una parte poco conocida de la historia de España. La historia de las descaradas infidelidades de los reyes y la celopatía de las reinas. La historia de mujeres oprimidas por la iglesia, por la visión discriminatoria ante los pecados cometidos por los reyes. Lo que nos queda claro es que por muy católicos y puritanos que fuesen los reyes de España, todos, excepto unos pocos, pecaron. Varias veces sucumbieron al clamor irresistible de un cuerpo femenino que despertó sus instintos más profundos, haciéndoles perder la cabeza por un arrebato carnal.

Bajo la atenta mirada de la iglesia, las mujeres eran juzgadas si sucumbía ante estos pecados. Ellas son siempre las brujas que hechizaban a los reyes, derrocando su honor y combatiendo contra otras mujeres para recuperarlo.

Una venganza para recuperar el honor.

Un capítulo que ilustra muy bien esta acometida que se repite en todas las historias narradas es la de Leonor de Guzmán, la concubina de Alfonso XI que casi le arrebata el trono a su mujer. La reina María de Portugal, ante esta situación se sintió pisoteada, amordazada, humillada y con el honor destrozado por un amor no correspondido. A todo cerdo le llega su San Martín y al apuesto rey le visitó la muerte antes que a su esposa. A su concubina le llegó la rabia acumulada de la reina en forma de hachazo, tras pasar unos meses encerrada en una torre reflexionando.

También nos desvela la verdadera convivencia del matrimonio más conocido y aclamado de la historia de España, los Reyes Católicos, donde Fernando II de Aragón no respetaba todos los puntos marcados por la iglesia pues, al igual que sus antepasados, no pudo evitar fijarse en las mujeres que le rodeaban, aunque Isabel fue más astuta que el resto.

Esto que habéis leído es solo una ínfima parte de la historia monárquica presentada en el libro «pasiones carnales» de Marta Robles. Los romances y los desdenes que llevaron a nuestros monarcas y reinas a cometer actos que marcaron un antes y después en su historia. Una lectura más que recomendada para todo tipo de lectores. Como ha dicho Marta, está diseñado para que lo lean jóvenes y adultos que busquen profundizar en la historia.

Si te animas a leerlo o ya lo has leído, no dudes en comentarnos qué pasión ha sido tu favorita.

 

 

 

 

Artículo anteriorCandlelight: Música, velas y magia en Madrid
Artículo siguienteLa Fábrica De Chocolate, la experiencia más dulce de Madrid
Soy Borja González, nací en la CIUDAD de Alcalá de Henares y actualmente soy estudiante de protocolo y organización de eventos y un apasionado de las experiencias. Antes de dedicarme a orientar mi vida por este camino he pasado mucho tiempo trabajando entre personas, ayudándolas y cuidándolas como TCAE, en ellas he descubierto la belleza y el poder de una sonrisa. De pequeño quería ser arquitecto y por eso me emociona tanto visitar espacios únicos e inspiradores, la estética de un espacio puede trasmitir mensajes poderosos. Solo tengo una cosa clara en la vida y es que, como dijo una vez Teresa de Calcuta, “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here