Tiempo de lectura 2 min.
Rate this post

El pasado 5 de marzo, C.Tangana llenó con 15.000 personas el Wizink Center de Madrid, en un show que mantuvo la tensión y las ganas durante las más de dos horas de actuación. Madrid fue una de las ciudades elegidas de SIN CANTAR NI AFINAR TOUR

La puesta en escena fue increíble. El Madrileño consiguió transformar el escenario en un restaurante de etiqueta. Su distribución, siete mesas de salón, redondas con mantel blanco, en cuyo sobre lucían lámparas con una iluminación delicada, y sobre las que había botellas de cava, anís, ron de las que un camarero se ocupaba llenando los vasos de unos comensales que tendrían su protagonismo durante la velada. Entre sus invitados, La Húngara, El Niño de Elche, la familia Carmona… Una estética medida al milímetro, en la que él como maestro de ceremonias, lucía un elegante traje.

A un lado del escenario se situaron los instrumentos de cuerda y al otro lado, los de viento. Los guitarristas estaban también sentados en las mesas. El equipo de Antón, el verdadero nombre de C.Tangana, contaba con unos 20 músicos y, por encima de todos, colgaba una enorme pantalla para exhibir cada detalle de la audición. 

El anfitrión, se pasó el concierto dando paso a sus colaboradores, moviéndose entre mesas y bailando, divirtiéndose cómo sólo el sabe. Él mismo ha reconocido que la composición le cuesta, por lo que apenas canta en sus conciertos, pero en cuánto a espectáculo, ha sido un revolucionario de el actual sector musical, lo ha cambiado para siempre.

“Puchito”, Antón, C.Tangana, El Madrileño, conocido mundialmente bajo todos estos nombres, fue capaz de presentar una película en directo, un espectáculo casi teatral en el que la imagen, la música, el color, la simetría y los tiempos tuvieron la misma importancia, impresionaron a su público y generaron en ellos un recuerdo inolvidable. El concierto fue retransmitido por una pantalla en la que se presentaron casi como sus videoclips, llevando el concepto de lo audiovisual a su máxima expresión. 

Una fiesta de música latina, flamenca y ritmos urbanos en la que no faltó ninguno de los grandes temas, desde el inicial La Culpa con Omar Montes a Nominao. La colaboración más aclamada fue la de Nathy Peluso en Ateo, en la que bailaron y cantaron a dúo

 

Artículo anteriorSalón Gourmets, la esperada feria de comida se repite un año más
Artículo siguienteNo a la guerra
Mi nombre es Olga Reig y tengo 19 años, soy de Valencia y he venido a Madrid a estudiar la carrera de mis sueños. Una chica divertida, empática y fuerte. Alguna de mis virtudes son que tengo muy buena memoria, me gusta mucho el orden y trabajar en equipo, pero mi mayor defecto es que soy impaciente y a veces soy demasiado sensible. Aparte, tengo una gran capacidad de convicción. Me gusta pasar tiempo con mi familia y amigos y ayudar a la gente que quiero. Aficionada a la música y al mar y mis hobbies son hacer deporte y leer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here