Tiempo de lectura 1 min.
4.5/5 - (11 votos)

Los eventos deportivos mueven masas, a la vista esta tras la inauguración del mundial de Qatar con más de 1,3 millones de espectadores. Comenzó el pasado 20 de noviembre disputándose el primer partido, Qatar-Ecuador, obteniendo la victoria este último con un 0-2. Otro de los eventos que ha dado mucho que hablar hasta el momento, ha sido Argentina – Arabia Saudita. Argentina, parecía ser por el momento una de las selecciones favoritas para ganar la competición, aunque dejo mucho que desear en este enfrentamiento.

Arabia Saudita lo tuvo todo, caos y orden, para derrotar a la todopoderosa Argentina de Leo Messi, que pudo haber anotado en el primer tiempo si no hubiese caído en la trampa de Hervé Renard: tres goles anulados por tres fueras de juego en menos de 15 minutos. La selección saudí dio la sorpresa en la primera jornada del Grupo C con un plan de juego que salió a la perfección: resistir y atacar. Aún así, Messi anotó un gol de penalti, aunque al comenzar la segunda parte, la selección de Renard le dio la vuelta al choque con dos goles en cinco minutos. La remontada comenzó con un balón perdido de Leo Messi que recogió Al-Brikan, Argentina, cuando quiso darse cuenta ya habían encajado el segundo: una obra de arte con la firma de Al-Dawsari, finalizando con un resultado de 1-2. Así, el equipo de Hervé Renard hizo historia y ahora sueña, por qué no, con la clasificación a octavos.

Artículo anteriorEl anuncio de Nike supera al propio Mundial
Artículo siguiente“MALINCHE”, el gran musical de Nacho Cano
Maria Calle Buendía este es mi nombre. A veces una persona muy reservada y en otras ocasiones un tanto sentimental. Una persona empática, que le gusta ayudar a la gente y disfruta de ello. Con ganas de luchar por lo que le hace feliz y de sus sueños, ya que rendirse nunca es una opción, aprovechando así todas las oportunidades y los momentos. Con tan solo un año, mi padre me llevo al Vicente Calderón, y me hizo el mejor regalo que se le puede hacer a una hija, ser del Atlético de Madrid. De modo que, gracias a esta pasión comencé a conocer nuevos lugares para ver partidos descubriendo así otra de mis grandes aficiones, viajar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here